Señalización para piscinas

Las piscinas, ya sean particulares, comunitarias o de competición, deben llevar consigo distintos tipos de señalización como medida de prevención y protección. Las señales tratadas a continuación no son simples recomendaciones, sino que por ley deben integrarse obligatoriamente en el recinto por cuestiones de seguridad.

Principales señales en las piscinas

Toda piscina, con independencia de su uso y propiedad, debe incluir los siguientes indicadores:

1. Profundidad

Las piscinas deben estar delimitadas por tramos en los que se especifique la profundidad de los mismos. Lo común es que queden divididas en 3 zonas: poco profunda, intermedia y honda.

La señal, que indica la profundidad en metros, debe ser visible y clara, con colores llamativos y letra de tamaño grande para que cualquiera sea conocedor consciente de la información que transmite.

2. Normas de uso de la piscina

Las normas de uso deben estar visibles en la entrada e interior de las instalaciones.

Normalmente, las prohibiciones y obligaciones se suelen disponer todas en un mismo cartel con dibujos claros, sencillos y de fácil interpretación para todos los usuarios.

Entre las obligaciones más habituales están:

– Ducha antes de entrar al agua.

– Uso de chanclas o calzado adecuado.

– Menores de doce años acompañados de un adulto.

En cuanto a las prohibiciones, las más comunes son:

– Prohibido lanzarse de cabeza.

– Prohibido animales.

– Prohibido el acceso al recinto con objetos de vidrio.

– Prohibido correr y empujar.

– Prohibido fumar.

La lista puede ser más o menos amplia en función del nivel de restricción que se pretenda establecer. Otras medidas pueden ser la prohibición de jugar con palas de playa, usar artículos como colchonetas o balones, poner música alta, introducir comida o bebida, etc.

Se incluye asimismo el horario de la piscina, el número de emergencias (112), la presencia o no de socorrista en las horas de baño y cualquier otra recomendación u observación que la comunidad considere relevante.

La Comunidad Autónoma suele ser la que establece la normativa concreta para las piscinas de su término, mientras que la comunidad de vecinos decide la de su propiedad.

3. Plano de evacuación de la piscina

El plano debe estar igualmente visible e incluir tanto las características propias de la piscina (dimensiones, profundidad) como las salidas de emergencia, dispositivos de alarma y equipos técnico-sanitarios disponibles.

Señales en piscinas de competición

Además de todo lo anterior, las piscinas de competición deben llevar otro tipo de señales físicas específicas como banderines, cuerdas con flotadores o gallardetes. Con ellos se delimitan los carriles y sirven de referencia a los nadadores durante la carrera.

La señalización en la piscina es imprescindible para hacer un uso adecuado de la misma. Es cierto que las de carácter privado no suelen incluirla, pero su obligatoriedad en las públicas y comunitarias es indiscutible.