Cloro para piscina

Está claro que tener una piscina para disfrutarla durante el verano es una maravillosa manera de encarar los meses de más calor. Sin embargo, se debe tener en cuenta que para que el agua no se ensucie y se oscurezca, se debe realizar un mantenimiento continuo. En este sentido, el cloro para piscinas es el sistema de desinfección más conocido que existe en el mercado gracias a su eficacia.

Sus usos…

Sus usos son varios, siendo comúnmente utilizado para eliminar bacterias en piscinas y potabilizar el agua para consumo humano. También es usado como desinfectante de uso doméstico y para blanquear la ropa.

El agua de una piscina se debe depurar tanto química como físicamente. La parte química se refiere a los productos disponibles que se pueden añadir al agua para mantenerla limpia y la parte física hace referencia al trabajo de la depuradora.

Cada piscina necesita mantener dos aspectos esenciales para que esté siempre en perfecto estado. Por un lado, la desinfección y por el otro el control de pH. Precisamente, el cloro es la sustancia que permitirá eliminar bacterias, protozoos y virus que puedan surgir en el agua de la piscina. Dependiendo del volumen de agua, de su temperatura y del entorno que rodea la zona de baño en esa proporción se deberá añadir más o menos cantidad. Para que no haya dudas en su utilización es aconsejable informarse leyendo las recomendaciones del fabricante.

Tipos de cloro para piscinas

A continuación se detallan las características principales de los cloros más utilizados tanto en piscinas públicas como en privadas. Cabe recordar que estos productos son indispensables para mantener el agua de la piscina limpia:

El dicloro

Es más conocido como cloro rápido o de choque. Se utiliza si la piscina necesita una desinfección intensa y con efecto rápido, por ejemplo, en el caso de que haya caído una tremenda tormenta o porque las instalaciones lleven mucho tiempo sin ser tratadas por haber estado fuera de casa.

Este tipo de compuesto se disuelve de forma rápida y por ello su efectividad es instantánea. Contiene un estabilizador que ralentizará la evaporación del producto. Marcas como Astralpool, Sol Garden o Acqua Clean son opciones de compra seguras y de calidad.

El tricloro

Al contrario que el dicloro que es conocido como cloro rápido, recibe el sobrenombre de cloro lento. Este producto se aplica para mantener el agua en buen estado de forma constante. Con este tipo de compuesto se disuelve y libera el principio activo de forma más lenta que en el caso del dicloro, generando el llamado cloro residual libre. Este es realmente necesario para deshacernos de cualquier microorganismo nocivo que pueda aparecer en el agua una vez que esté desinfectada.

Para saber la cantidad de producto que se debe añadir se ha de atender al tiempo de exposición al sol, a la temperatura del agua y a la cantidad de personas que utilizan la piscina diariamente. Es recomendable que se lean siempre las recomendaciones del fabricante. CTX, A Cloro o Astralpool son marcas de calidad altamente recomendadas para este tipo de desinfectante.

Los hipocloritos cálcicos y sódicos 

Son los productos clorados líquidos más económicos del mercado y durante muchos años han sido los productos primordiales para mantener el agua limpia. El hipoclorito cálcico es sólido y de color blanco. Existe la opción de adquirirlo en pastillas o granulado. Este producto es muy fácil de aplicar y destruye gran variedad de patógenos. Sin embargo, debido a la lentitud de su disolución podría crear obstrucciones en componentes de la piscina, ensuciar el agua, reducir el pH o aumentar la alcalinidad.

Así mismo, el hipoclorito sódico es de color amarillento y se disuelve de inmediato. El cloro líquido es el hipoclorito sódico concentrado al 20 % o al 30 %. Se suele utilizar en las piscinas públicas, dado que es el desinfectante más barato y con más rápida actuación. Es un producto muy potente, pero más corrosivo que el hipoclorito cálcico. Se recomienda tener especial cuidado en su utilización. La Corberana, Astral o Bayrol son marcas que comercializan estos productos garantizando su efectividad.

Antes de inclinarse a seleccionar un tipo de cloro u otro es conveniente analizar las características particulares de cada piscina y todo lo relacionado con ella para hacer una buena elección de producto.

Ventajas de la utilización de cloro

A continuación se muestran las ventajas de la utilización de este producto tan imprescindible para el mantenimiento del agua de toda piscina:

– Es un producto que actúa como desinfectante resultando muy fácil su dosificación y tiene un coste de mantenimiento moderado.

– Es muy fácil de encontrar en tiendas.

– Manejo y dosificación sencillos.

– Se obtiene un buen rendimiento con su utilización.

En conclusión, el cloro para piscinas es un producto indispensable para poder bañarse en un agua transparente durante todo el verano. Se deben estudiar las diferentes opciones de venta que existen y ponerse en manos de profesionales del sector para recibir un correcto asesoramiento al elegir el tipo de producto que mejor se adapte a cada necesidad.